«Tu Camino»

¡Comparte en redes sociales!

Cada uno de nosotros somos únicos e irrepetibles, especiales, y con mucho que aportar y contribuir al mundo. Muchas veces no nos damos cuenta, o no lo sabemos, y puede que a lo mejor haya quién nunca sea consciente de ello…

Desde pequeños puede que hayamos ido aprendiendo a competir, compararnos con los demás, mirar hacia fuera, buscar culpables de lo que “nos pasa”, elegir el rol de víctima y sobre todo mirar hacia fuera, sin ver el gran potencial que cada uno de nosotros tiene en su interior.

Nuestra vida va transcurriendo y descubrimos que hay cosas que se nos dan mejor y con las que disfrutamos más, con unas personas nos sentimos mejor que con otras, hay cualidades que destacan en nosotros… Durante todo ese tiempo vamos tomando decisiones, que van construyendo nuestra vida, en todos los ámbitos: laboral, personal, familiar… Y también hemos oído hablar mucho de la felicidad, ¿qué es eso? ¿Es para todos nosotros lo mismo? Y algo muy importante, ¿esas decisiones que han dado lugar a la vida que tenemos hoy, las hemos tomado nosotros?

Aquí llegamos para aprender, para vivir, para crecer, para evolucionar… Cada uno en su camino, que es muy diferente al de los demás, porque nuestro camino es sólo nuestro. Es fácil ver lo que los demás necesitan, ¿verdad? Lo que pasa es que se nos olvida que eso es bajo nuestro criterio, no el suyo, y puede que esa persona necesite y requiera otro proceso, el suyo.

Conforme vamos conectando con nosotros mismos todo se va volviendo más fácil, más sencillo, y es desde ahí desde donde podemos empezar el cambio que muchos queremos, porque es en nosotros donde todo empieza. Y dejas de luchar, y lo cambias por trabajar; y dejas de juzgar, y lo cambias por observar; y dejas de decir que las personas te han hecho cosas porque sabes perfectamente que las personas hacen cosas y tú eres el único responsable del poder que les das y cómo te afectan; y dejas de organizarle la vida a los demás, y lo cambias por ofrecer tu ayuda y respetar su espacio, su proceso.

Y sigues tu camino, agradeciendo siempre cada experiencia y cada persona que se cruza en él porque te va aportando sabiduría, experiencias y crecimiento. Durante ese proceso pasamos por todo tipo de senderos y situaciones, y hay que ser muy valiente para decidir seguir a tu interior y serte fiel, pase lo que pase. Esto implica ser diferente, de ahí partimos, y liberarte de la aprobación de los demás es una ardua tarea, aunque no imposible.

Cuando te haces caso y sigues a tu corazón no hay forma de estar equivocado. Cuando caminas y la paz te acompaña, no hay forma de estar equivocado. Hay un sensor muy potente dentro de nosotros que nos marca en todo momento si hemos tomado la decisión correcta, y si nos entrenamos a escucharlo cada vez está más presente.

Te invito a escucharte, a tomar tus decisiones, a cuidarte, a quererte y a mimarte como nunca lo has hecho, porque desde ti nace todo lo que acontece en tu vida. Mírate por la mañana en el espejo y regálate unas palabras bonitas, sonríete y vístete para comerte el mundo, agradece tantas cosas de las que disfrutas cada día. Haz todo lo que te guste, conoce gente, practica deporte, baila, canta, exprésate, comparte tu magia y llena de vida cada rincón por donde pases…  Desprende tu energía y tu luz como una flor desprende su aroma allí donde florece. Y que todos lo consigamos, porque cada uno brillamos diferente, y de ahí viene la belleza de la vida, de lo diferente… ¡brillemos juntos!

Y lo que no te guste busca la manera de cambiarlo, siempre hay una salida, SIEMPRE. Busca soluciones, pide ayuda, despierta tus sentidos y ábrete para que las respuestas lleguen a ti, porque llegan, te lo aseguro. Trabaja en ti, es tu seguro de vida y tu mayor inversión. Fuera seguirán pasando cosas, siempre, pero si estamos fuertes, equilibrados, nos sabemos gestionar emocionalmente de una manera adecuada, seremos mucho más rápidos y nos centraremos en avanzar. Y recuerda, el entrenamiento es para toda la vida.

La responsabilidad de nuestra vida es nuestra, y somos los responsables de crear nuestra felicidad. Cuando eres consciente de ello llega un punto en el que no hay vuelta atrás. Y cada vez te sientes mejor, y te brillan más los ojos, y estás más guapo/a, más feliz… Y la gente te pregunta: ¿qué has hecho? Mirar dentro y trabajar en mí.

Y te prometes no dejarte nunca más.

Artículo presentado para el premio «Coach del Año» 2019-2020 de la AIDCP, Asociación Internacional de Coaches Profesionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *