Empezar de cero

¡Comparte en redes sociales!

¿Qué nos viene a la cabeza cuando pensamos en empezar de cero? ¿Nos gusta o por el contrario despierta en nosotros cierta resistencia a ello? ¿Somos conscientes de todo aquello que podemos ganar cuando se nos plantea esta situación?

La vida es un cambio constante. Dependiendo de nuestra capacidad y habilidad para gestionarlo, así vamos a percibir cualquier experiencia que requiera por nuestra parte empezar de cero. ¿Fracaso, éxito, frustración, oportunidad? ¿Cómo lo ves? Te animo a abrirte a la posibilidad de reflexionar sobre ello y descubrir nuevas formas de ver.

Cuando el cambio para nosotros es algo molesto, estaremos condicionando todo el proceso y podemos perdernos, sin darnos cuenta, cantidad de oportunidades que se presenten ante nosotros. Podemos quedarnos anclados en lo antiguo, eligiendo el sufrimiento que va ligado a la lucha de seguir viviendo en algo que ya no existe. Cada momento que perdemos del presente, lo único que realmente existe y donde podemos actuar, es un momento que no estamos viviendo de nuestra vida.

Cada uno de nosotros hemos vivido multitud de situaciones y experiencias a lo largo de nuestra trayectoria en cada una de las áreas de nuestra vida, lo que nos diferencia es el haber sido capaces de extraer de cada una de ellas el aprendizaje y la enseñanza para evolucionar y poner en práctica en futuras ocasiones. Estamos viviendo lo que hemos ido creando a través de tantas decisiones que hemos tomado, en función del nivel de conciencia que hemos tenido en cada momento. Si hemos sacado partido de todo ello, el resultado será para nosotros gratificante y experimentaremos una constante evolución y un constante desarrollo que nos permite orientarnos siempre hacia delante, de manera proactiva y con soluciones en la mano, sabiendo que con cada paso estamos creciendo.

Para llegar a percibir cada situación como una oportunidad, por supuesto que hemos experimentado la queja, el bloqueo, el miedo, la tristeza… en tiempo anterior, anclados ahí, sin saber qué hacer o esperando que alguien viniera a salvarnos. Está en nosotros decidir evolucionar o seguir repitiendo la historia manteniendo el papel de víctima, muchas veces, sin haber sido conscientes de ello. La buena noticia es que todos, absolutamente todos, tenemos el poder de elegir nuestra decisión en cada momento y aprender a llevarlo a cabo hasta que se convierta en nuestra manera de vivir, incorporándolo en nosotros como algo tan natural como respirar.

La clave está en mirar hacia delante, centrarnos en qué podemos hacer, qué recursos necesitamos, abrirnos a la experiencia, a descubrir qué nos puede aportar este nuevo comienzo y qué es importante aprender para ser más efectivos cada vez que se nos plantee empezar de cero. Muy importante es aprender a gestionar el miedo, que estará presente cada vez que hagamos algo por primera vez (indicándonos peligro), para poder incorporar la valentía en nuestra vida. Y también la tristeza, que estará en cualquier cambio que realicemos. Lo importante para nosotros es elegir la conducta constructiva en cada caso, porque las emociones nos acompañan y acompañarán cada uno de nuestros días, y aprendiendo a leerlas y gestionarlas nosotros elegimos hacia dónde nos mueven. Dejemos hueco en nuestra vida para todo lo nuevo, sin empeñarnos en conservar en ella todo lo antiguo, que no haya nada obstaculizando nuestra energía y nuestro proceso. Siempre agradeciendo lo vivido, cerrando ciclos, permitiendo ese precioso espacio libre para recibir lo que en este momento sintoniza con nosotros.

El entrenamiento y la experiencia nos pueden aportar disfrutar cada empezar de cero, apertura e ilusión por cada uno de los momentos que vamos a vivir y a crear, ganas inmensas de aprender y conocer, enriquecernos de cada paso de nuestro camino, aventuras, abrazar lo desconocido y la incertidumbre…. En definitiva, fluir.

Para todo ello es necesario conocernos, con nuestras fortalezas y puntos de mejora, siendo conscientes de que nos estamos creando continuamente y podemos enfocarnos hacia aquello que queremos y hacerlo posible. Así que, vivir una vida plena y constructiva depende de nosotros.

Y si algo hay que tener claro es, que pase lo que pase, estemos en la situación que estemos, hayamos vivido lo que hayamos vivido, siempre podemos empezar de cero.

Elige conscientemente cada una de tus decisiones y como dice la bonita y conocida frase: “Confía en la magia de los nuevos comienzos”.

2 comentarios en “Empezar de cero

  1. Jose Cantero Martínez dijo:

    Muy interesante. Es positivo abrirse a lo que nos va trayendo la vida en cada momento. Nos sigue maravillando lo bien que te expresas. Abrazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *